www.elcaso.net
Edición 14    22 de enero de 2022

NACIONAL

La Guardia Civil en colaboración con la Politie holandesa en Rotterdam han detenido recientemente a un hombre de 47 años afincado en Holanda que habría adquirido más de 20 armas de fuego detonadoras susceptibles de ser transformadas en armas de fuego real e introducidas en círculos delincuenciales y violentos.
La Audiencia de Valencia condena a doce años y medio de prisión a un hombre por matar a otro al lanzarlo desde un séptimo piso. Un Jurado Popular le declaró culpable de un delito de homicidio, por el que además deberá indemnizar a los padres de la víctima con 150.000 euros.
El arrestado, considerado uno de los prófugos más buscados de Italia, ha sido localizado con documentación portuguesa falsa, seis teléfonos móviles y casi 6.000 euros en efectivo en billetes de 200 euros.
El expiloto Jorge Lis
El expiloto Jorge Lis

De negar el Covid-19 a la UCI

Jorge, un deportista de 46 años, lleva dos semanas ingresado en la UCI en La Fe de Valencia tras haberse contagiado por Covid-19. Él no creía en su existencia e, incluso, alentaba a su familia a no vacunarse. Su estado es grave y ello ha hecho que Jorge reconozca la gravedad de la enfermedad.
En la madrugada del 1 al 2 de agosto, una mujer fue asesinada por dos hombres que se encargaban de su mudanza, en la localidad de Nombela, en Toledo. Un vecino avisó el lunes a la Guardia Civil al encontrar al camión abandonado cerca de una finca.
Uno de los detenidos dibujó una M con una navaja en la cara de la víctima para marcarlo con la inicial de su apodo.
La Audiencia Provincial de Alicante le impone una indemnización de más de 6.000 euros por los daños morales que sufrió la víctima. Abordó a la mujer en el portal de su casa y la amenazó con un cuchillo.
La Ertzaintza ha detenido a tres menores responsables de asestar una paliza a otro joven el pasado domingo en una localidad de Vizcaya, Amorebieta. Los agresores le propinaron multitud de patadas, puñetazos y golpes con botellas y palos en un parque público. La investigación sigue abierta y están a la espera de identificar a más implicados.
La víctima logró pedir auxilio a través de una ventana, alertando a los vecinos para que avisaran a la Policía Nacional. Se encontraba retenido, con una cadena de hierro atada a su tobillo derecho, en una habitación diáfana en pésimas condiciones de salubridad. Sus dos hijos y la pareja de uno de estos fueron arrestados como presuntos autores de un delito de detención ilegal.
Es la cuarta ocasión en la que agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional desarticulan esta organización criminal dedicada al tráfico de drogas transnacional desde las costas marroquíes.
0,203125