www.elcaso.net
Edición 14    25 de noviembre de 2020

NACIONAL

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a ocho años y medio de prisión por un delito continuado de abuso sexual a menor de 13 años y un delito leve de coacciones, al conserje de un colegio situado en un municipio de la provincia de Valencia que sometió a tocamientos y a otros actos de carácter sexual a una alumna del centro, de nueve años de edad.
Agentes de la Policía Nacional han detenido en Alicante a nueve personas de diferentes nacionalidades, cuatro de ellas menores de edad, acusadas de delitos de pertenencia a grupo criminal, corrupción de menores, inducción al abandono del domicilio familiar, tráfico de drogas y delito contra la seguridad del tráfico.
Según el fallo, los cuatro jóvenes condenados las llevaban a una casa deshabitada y mantenían prácticas sexuales con látigos y mordazas.
Agentes de la Policía Nacional han participado en la detención de un ciudadano rumano que se encontraba fugado de la justicia española.

La Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha reconocido el derecho a cobrar una indemnización de 60.000 euros del Estado a una mujer que pasó 579 días en prisión preventiva en una cárcel de Melilla, acusada del homicidio de su bebé recién nacido, y que después fue absuelta.

La Sala II del Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 28 años de cárcel a una mujer que mató a su pareja sentimental en Telde (Gran Canaria) en 2016, y posteriormente ocultó su cadáver en un bidón que arrojó al mar meses después en Las Palmas, aunque el cuerpo fue luego descubierto en la orilla por un vecino a escasos metros de donde fue lanzado.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la condena a prisión permanente revisable impuesta a un hombre que asesinó a la hija de su mujer, que tenía dos años de edad, en su domicilio de Alzira (Valencia), después de que esta le anunciara que iba a divorciarse de él.
Según relataron los agentes, primero alegó que venía de Portugal, luego que tenía asma, y más tarde que no tenía mascarilla. Sin embargo, cuando le facilitaron una, hizo caso omiso y se la guardó en el bolsillo.
El ataque, según consta en la sentencia, se produjo “sorpresivamente” y en una zona que estaba “mal iluminada y escasamente transitada”, por lo que la víctima careció de posibilidad de defensa.
El pequeño murió en el barco de la ONG española Open Arms después de que fuera rescatado en parada cardiorespiratoria.
0,375