www.elcaso.net
Edición 14    6 de diciembre de 2018

NACIONAL

La madre de Gabriel Cruz ha pedido este lunes, "en memoria del 'Pescaíto'", como se conocía al niño cuyo cadáver fue localizado este domingo en Almería tras 12 días de búsqueda, que "no se extienda la rabia, que no se hable de esta mujer más y que queden las buenas personas", en referencia a Ana Julia Quezada, la mujer detenida como supuesta autora del crimen.
La localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón se ha despertado este lunes con el fallecimiento de un hombre, de 43 años de edad, tras un tiroteo. Tal y como han informado las autoridades locales, el cuerpo contaba con, al menos, diez heridas de bala.
El veterano periodista echa la vista atrás para centrar el foco de atención de su primer libro, “Descubriendo a Carrillo”, en la figura del que fuera uno de los personajes clave de la Transición y de la política española en general de la segunda mitad del siglo XX.
Tras golpear con un hierro hasta provocarle la muerte, el presunto autor material escondió el cadáver varios días en un trastero hasta que con la ayuda de un familiar, también arrestado, lo trasladaron hasta el río Júcar y lo arrojaron desde un puente. Durante los registros fueron detenidos otros dos familiares al localizar dos kilos de droga y diversos utensilios para el cultivo y la elaboración.
Detienen al presunto autor del 'Crimen del Pantano'
Han sido los propios Mossos d’Esquadra los que han confirmado este lunes la detención de Jordi Magentí Gamell, de 60 años, acusado del asesinato de dos jóvenes en el pantano de Susqueda (Girona) el pasado 24 de agosto.
Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con Europol, la National Crime Agency (NCA) y la NAPTIP de Nigeria, han desarticulado en España y Reino Unido una red internacional especializada en la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.
Los arrestados golpearon a una de las víctimas para conseguir información relacionada con narcotráfico y, al no obtener respuesta, la maniataron e introdujeron en el maletero de un vehículo con una bolsa de plástico en la cabeza bajo la amenaza de arrojarla a un pozo. Días después fue agredida la otra víctima, pareja del anterior, llegando a recibir un disparo en un brazo.
La víctima, que tenía 12 años de edad cuando comenzaron los hechos, sufrió abusos sexuales de manera continuada durante más de tres años. La menor llegó a recibir más de 3.000 llamadas telefónicas en el periodo de un año, mensajes continuos y numerosas cartas de amor, por parte de su tutor.
Los arrestados pertenecen a una organización juvenil que cuenta con rangos jerárquicos y tareas bien definidas entre sus miembros, incluso con puesta en escena de ritos de iniciación para ingresar en la organización.
Las víctimas eran captadas en su país de origen aprovechando su precaria situación económica y con la promesa de una vida mejor en el continente europeo. Las mujeres eran obligadas a ejercer la prostitución bajo amenazas y coacciones y vivían sometidas a un juramento vudú-juju por el que se comprometían a pagar la deuda contraída por venir a España y a no denunciar a sus explotadores ante la policía.
1,125