www.elcaso.net

Israel

Israel presume de ser un país líder en innovación tecnológica, pero esto no le ha evitado caer en la acusación de espionaje a miles de periodistas y activistas de todo el mundo a través de la compañía NSO, cuyo software, Pegasus, roba información de sus teléfonos móviles.

Israel se ha echado a las calles este jueves en una treintena de ciudades del país para clamar contra la violación de una menor de edad, de 16 años en concreto, por más de 30 hombres en un hotel de Eliat.

  • 1