www.elcaso.net

Prostitución

30/01/2024@17:06:08
Se ha detenido a ocho personas que formaban una organización criminal y se han llevado a cabo seis registros domiciliarios realizados en las localidades mallorquinas de Inca, Alcudia y Muro.

Llegaban a España engañadas para trabajar como personal de limpieza y con la falsa promesa de que les pagarían el viaje y los trámites para regularizar su situación administrativa, pero una vez en nuestro país las obligaban a prostituirse para pagar la deuda que habían contraído.

Captaban a las mujeres a través de sus familiares directos y de páginas web que ofertaban servicios sexuales. Trabajaban las 24 horas los siete días de la semana, tenían que dormir con ropa sensual y estar siempre maquilladas por si se presentaba algún cliente. Las víctimas no podían rechazar ningún servicio sexual. Si el cliente no quedaba satisfecho se castigaba con la obligación de realizar otro servicio sin recibir ningún dinero, quedándose los responsables con el importe íntegro.

La organización criminal confinaba a sus víctimas en una casa en el barrio bilbaíno de Zorrotza donde vivían en condiciones infrahumanas e insalubres y eran obligadas a consumir cocaína y aceptar clientes las 24 horas del día.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a seis años y tres meses de prisión, por un delito de trata de seres humanos en concurso con un delito de explotación sexual y por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, a una mujer por traer a España a tres personas desde países sudamericanos y obligarles a ejercer la prostitución en pisos de Elche, Dénia y Benidorm para que saldaran una supuesta deuda que habían contraído con ella y su “organización”.

Los arrestados contactaban a través de redes sociales con mujeres originarias de Perú y Venezuela, a las que convencían con falsas ofertas de trabajo para viajar a España. Una vez en nuestro país les retiraban el pasaporte y eran trasladadas a un club de alterne donde eran prostituidas y, en el caso de negarse, eran encerradas durante días en una habitación y agredidas físicamente para que cambiasen de actitud, llegando incluso a ser forzadas sexualmente.

Se ha arrestado a nueve integrantes de una red dedicada a la trata de seres humanos que operaba en España, Rumanía y Reino Unido, y que tenían controlado el negocio de la prostitución en la zona sur de Tenerife. Los detenidos forzaban a sus víctimas al consumo de estupefacientes y a ejercer la prostitución.

Agentes de la Policía Nacional han liberado a dos víctimas de explotación sexual y han detenido a cinco miembros de una organización que operaba en España, principalmente en la provincia de Córdoba. Presuntamente, la organización captaba a las víctimas entre mujeres pertenecientes a los estratos económicos más afectados de la República de Guinea, quienes contraían una deuda que oscilaba entre los 6000 y 9000 euros. Tres de los arrestados han ingresado en prisión.

Han sido detenidas 10 personas y se han llevado a cabo 20 entradas y registros en España, Francia, Italia y República dominicana en los que se han intervenido más de 70.000 euros. Las citas se gestionaban desde dos call center desde donde, integrantes de la organización criminal, simulaban ser las mujeres que proporcionarían los servicios sexuales y concertaban los encuentros con los clientes.

Las víctimas eran captadas en Paraguay y prostituidas en pisos de citas de A Coruña y Córdoba en condiciones cercanas a la esclavitud. Hay 7 mujeres liberadas en España y 14 personas han sido arrestadas, 10 en nuestro país y 4 en Paraguay, entre los que se encuentra un conocido cantante de música urbana.

La investigación se inició en verano de 2021 y, finalmente, el juzgado abre juicio oral contra el alcalde de Castroverde (Zamora) por abusos sexuales, prostitución, pornografía y exhibicionismo.

Han sido detenidas 13 personas como presuntas responsables de delitos relativos a la prostitución, blanqueo de capitales, falsedad documental, contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

Los arrestados lideraban una organización criminal extremadamente violenta con un marcado carácter polidelictivo, especializada en presuntos ilícitos como el tráfico de drogas, prostitución coactiva o la importación de medicamentos ilegales

Las víctimas estaban aisladas y eran forzadas a ejercer la prostitución sin descanso, bajo amenazas y agresiones físicas, en condiciones insalubres y hacinadas en una estancia del inmueble donde eran controladas en todo momento.

La Policía Nacional y la Guardia Civil en la denominada operación “Cárpatos-Liberty-Luboca”, han detenido a siete personas pertenecientes a una organización criminal dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Durante la operación cinco mujeres han sido liberadas de ejercer la prostitución contra su voluntad. Los agentes han llevado a cabo diez entradas y registro -nueve de ellas en la localidad de Caspe (Zaragoza) y una en Barcelona- y han liberado cinco víctimas de la organización.