www.elcaso.net

Policía Nacional

Entre los detenidos se encuentra el líder espiritual, al que el resto de los detenidos daba apoyo logístico en Asturias y difundía sus ceremonias para la captación de nuevos adeptos

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal que, presuntamente, se dedicaba a la captación de menores migrantes llegados en patera a Canarias para trasladarlos a la península y a otros países europeos. La organización se encargaba de gestionarles el viaje y la documentación falsa necesaria para poder volar por cantidades cercanas a los 1000 euros.

El prófugo fue condenado a cadena perpetua como responsable de una organización dedicada a la distribución de grandes cantidades de cocaína en Escocia.

El agente, sin tiempo para subir al hombre a la vía, lo puso a salvo haciendo uso de un pequeño hueco situado entre la vía y el andén evitando así un desenlace trágico.

La organización captaba los clientes a través de redes sociales en España y una vez que recibían la mitad del pago del documento, lo fabricaban en la ciudad turca de Estambul debiendo efectuar el resto del pago antes de su envío en un plazo de siete días.

Estaba huido de las autoridades francesas y le constaba una OEDE en vigor por los delitos de secuestro, detención ilegal, chantaje, extorsión y pertenencia a grupo criminal. Los hechos sucedieron el pasado año en Francia cuando los presuntos autores solicitaron al padre del menor el pago de dinero para solventar una deuda contraída, liberando al niño 48 horas después.

Está relacionado con la posesión de sustancias químicas ilícitas presuntamente destinadas al tráfico de drogas, concretamente con cerca de 18.000 kilos de ácido clorhídrico. Por este delito se enfrenta, según la legislación venezolana a una pena máxima aplicable de 20 años.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal que presuntamente se dedicaba a explotar sexualmente a transexuales en Madrid y Valencia.

La organización se financiaba mediante el tráfico de estupefacientes a pequeña escala y el pago de cuotas obligatorias de sus integrantes. En 2017, este “coro” estuvo implicado en el asesinato de un joven en una reyerta durante las fiestas de San Agustín de Guadalix, hecho que se saldó con cinco detenidos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad de San Juan de Alicante a uno de los fugitivos que conforman la lista de “LOS MÁS BUSCADOS” de la Policía Nacional. Diego Darío González Ghersi tenía en vigor una orden de detención e ingreso en prisión tras ser condenado por abusos sexuales. Su localización y detención ha sido muy dificultosa por su gran cambio físico para impedir ser identificado.

Los hechos se produjeron el pasado mes de mayo en Nápoles cuando, con gran violencia, asaltó un vehículo implicado en un atropello con el fin de destruir pruebas. Su localización fue dificultosa al portar documentación falsa y desplazarse continuamente entre Ibiza y Valencia.

Agentes de la Guardia Civil, en una operación conjunta con la Policía Nacional, han desmantelado en la provincia de Barcelona el primer laboratorio en España creado para el procesamiento y tratamiento de hachís a gran escala. Se ha arrestado a un total de 13 personas que conformaban una organización criminal dedicada al tráfico internacional de drogas y se han llevado a cabo un total de 12 registros en distintas localidades de la provincia de Barcelona.

La víctima, que se dedicaba a investigar crímenes sin resolver, fue tiroteada en el centro de Ámsterdam cuando salía de grabar un programa de televisión, muriendo en el hospital nueve días más tarde. Otras dos personas han sido detenidas dentro del mismo operativo policial internacional, uno de ellos en Países Bajos y otro en Curazao.

Las cámaras de seguridad, grabadas instantes después de los hechos, captaron la huida del presunto autor. La agresión sucedió el pasado día 16 de julio de 2020 en el interior del portal de una vivienda, siendo la víctima una mujer de 58 años.

Los líderes de las organizaciones son los presuntos responsables de la llegada a las costas de Lanzarote y Fuerteventura de seis pateras con 204 migrantes marroquíes. La red criminal cobraba a cada uno una media de 3.000 euros por lo que se estima un beneficio para la organización de más de 600.000 euros.