www.elcaso.net

Guardia Civil

04/07/2024@18:13:57
Se encontraba reclamado por la justicia de su país tras escapar en el año 2022, simulando una desaparición involuntaria en las proximidades de un lago. Los delitos que se le imputan en su país vienen derivados de dos casos de agresión sexual contra mujeres a las que habría conocido previamente en una conocida aplicación de citas.

Han sido detenidas 11 personas por los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico. En los registros practicados en Alhaurín de la Torre (Málaga), fueron intervenidas 2.300 plantas de marihuana indoor, 20 gr de hachís, 2 kg de marihuana en dosis, 44.000 euros en efectivo, así como varias armas prohibidas y un rifle.

Utilizaba plataformas conocidas de chat y juego online para contactar con las víctimas y se hacía pasar por una niña de edad similar. Una vez que se ganaba la confianza de las menores, interactuaba con ellas con la aplicación de mensajería ‘Zangi’ para que le enviaran contenido sexual a cambio de dinero virtual.

Las dos menores acudieron a su orientadora indicando que tenían miedo de volver a su domicilio, ya que decían ser maltratadas. Una de ellas iba a ser enviada a un país del Este para ser casada contra su voluntad.

La Guardia Civil calcula que los detenidos habrían ganado hasta un millón de euros con las más de 100 víctimas que hasta el momento se han logrado identificar. Residentes en la provincia de Toledo, gestionaban mano de obra a nivel nacional y ofrecían sus servicios de intermediación principalmente a empresas agrícolas.

Desde el pasado año, la Guardia Civil detectó una intensa actividad propagandística del detenido en favor del terrorismo. La cooperación nacional e internacional ha sido fundamental en esta operación debido a las importantes conexiones que el detenido tenía con otros miembros asentados en Asia, Europa, y Norteamérica.

La Guardia Civil y la Gendarmería Real Marroquí, en el marco de la operación “Torcal 469 Tornado”, han desarticulado una organización criminal deteniendo a sus nueve integrantes por realizar “narcovuelos” con helicópteros para introducir hachís en España desde Marruecos. Entre los detenidos hay dos pilotos expertos en vuelos nocturnos y a baja altura.

La Guardia Civil ha detenido en País Vasco a ocho miembros de los Trinitarios. Las detenciones se han llevado a cabo en Vitoria-Gasteiz y las localidades de Salvatierra (Álava) y Mondragón (Gipuzkoa).

El líder de la secta, a la que bautizó como ‘EVOL’, difundía un discurso catastrofista, idealizándose éste como el único capaz de salvar a la sociedad. Los cuatro detenidos, manipulaban a sus víctimas provocando la ruptura de éstas con sus relaciones externas para crear una dependencia total hacia el líder.

Se han detectado más de 300 denuncias en todo el territorio nacional, y se han analizado cientos de cuentas bancarias fraudulentas donde se han detectado movimientos de 10 millones de euros.

A través de las redes sociales se ha viralizado un vídeo de la carrera difundido por los detenidos. Utilizaron tres turismos de la misma marca y gran cilindrada.

Han sido detenidas siete personas en la autovía A-58, a la altura de Trujillo, cuando se desplazaban de vuelta a su residencia en Madrid. Se han recuperado 43 móviles valorados en más de 25.000 euros encontrados en un doble fondo de la furgoneta en la que huían. Cometían asaltos en masa por distintos puntos de la geografía nacional.

La Audiencia de Sevilla condena a ocho años y diez meses de cárcel al teniente de la Guardia Civil juzgado por cohecho, tráfico de drogas en grado de tentativa y hurto. Tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular, el oficial del Instituto Armado tendrá que pagar además una multa de 1.500.000 euros.

Según los hechos probados, esta forma de ser registrados “causaron en las tres personas sometidas a dichas prácticas una humillación objetiva, que se tradujo en sentimientos de vergüenza y humillación en los sometidos a esa práctica”.

La Guardia Civil, en el marco de la operación “IROKO”, ha desarticulado una organización criminal dedicada a la introducción de cocaína en España procedente de Panamá. En total se ha detenido a cinco personas y se han incautado 150 kilogramos de cocaína en el puerto de Algeciras.