www.elcaso.net

Explotación sexual

El entramado criminal, asentado en la localidad de Fuente Álamo (Murcia), introducía de manera irregular en España a mujeres latinoamericanas, concretamente de Honduras y Paraguay, con la finalidad de explotarlas sexualmente o como cuidadoras de personas mayores. En el registro realizado en una vivienda utilizada como prostíbulo los agentes localizaron un hueco de dimensiones muy reducidas que habría sido utilizado para esconder a mujeres en caso de presencia policial.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 37 personas que formaban un grupo criminal dedicado, presuntamente, a la explotación sexual de menores de edad. Además de prostituirlas, también las utilizaban para la venta de sustancias estupefacientes.

Día Europeo contra la Trata

Las víctimas eran captadas en Paraguay, su país de origen, con falsas ofertas de empleo para trabajar en España. La organización prostituía a las mujeres en pisos ubicados en la provincia de Tarragona para saldar la deuda contraída con ellos, a quienes obligaban a consumir y vender sustancias estupefacientes a clientes y toxicómanos.

Se trata de un hombre, el cual no sólo hacía fotografías íntimas a una hija menor de su pareja sin su consentimiento, sino que también instaló un “sofware malicioso” en el ordenador de la menor. Este “malware” permitió al investigado acceder de forma ilimitada a los archivos privados de la menor, a espiar las videoconferencias que realizaba con sus amigas y a activar la webcam cuando sabía que se estaba cambiando de ropa.

Se ha arrestado a nueve integrantes de una red dedicada a la trata de seres humanos que operaba en España, Rumanía y Reino Unido, y que tenían controlado el negocio de la prostitución en la zona sur de Tenerife. Los detenidos forzaban a sus víctimas al consumo de estupefacientes y a ejercer la prostitución.

La Audiencia Provincial de Cantabria les condena a penas de 28, 24 y 14 años de prisión por delitos de trata con fines de explotación sexual en concurso con prostitución coactiva, y delitos de ayuda a la inmigración ilegal. Todos son de nacionalidad nigeriana y actuaban en colaboración con otros compatriotas que se encargaban de captar en el país de origen a mujeres jóvenes en situación de precariedad

La Policía Nacional y la Guardia Civil en la denominada operación “Cárpatos-Liberty-Luboca”, han detenido a siete personas pertenecientes a una organización criminal dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual. Durante la operación cinco mujeres han sido liberadas de ejercer la prostitución contra su voluntad. Los agentes han llevado a cabo diez entradas y registro -nueve de ellas en la localidad de Caspe (Zaragoza) y una en Barcelona- y han liberado cinco víctimas de la organización.

Agentes de la Policía Nacional han liberado a un hombre brasileño víctima de trata que había sido obligado a prostituirse en pisos de Zaragoza y San Sebastián. Seis personas han sido detenidas acusadas de pertenencia a organización criminal, trata de seres humanos y delitos relativos a la prostitución, entre otros.

Las detenciones se han llevado a cabo en la provincia de Valencia, donde los agentes han liberado a una mujer controlada plenamente por la organización y que había sido sometida a un ritual de vudú. Al llegar a España, el grupo criminal le había impuesto una deuda de 38.500 euros que debía abonar ejerciendo la prostitución.

Han sido liberadas dos menores de edad antes de ser prostituidas y que, previamente, habían sido captadas por la organización aprovechando su situación de vulnerabilidad.

Han sido arrestadas cinco personas que, presuntamente, captaban a mujeres colombianas en situación de extrema necesidad o vulnerabilidad y les ofrecían venir a España para, posteriormente, ser explotadas.

Las víctimas estaban aisladas y eran forzadas a ejercer la prostitución sin descanso, bajo amenazas y agresiones físicas, en condiciones insalubres y hacinadas en una estancia del inmueble donde eran controladas en todo momento.

Agentes de la Policía Nacional han liberado a dos víctimas de explotación sexual y han detenido a cinco miembros de una organización que operaba en España, principalmente en la provincia de Córdoba. Presuntamente, la organización captaba a las víctimas entre mujeres pertenecientes a los estratos económicos más afectados de la República de Guinea, quienes contraían una deuda que oscilaba entre los 6000 y 9000 euros. Tres de los arrestados han ingresado en prisión.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada, presuntamente, a explotar sexualmente a mujeres de origen venezolano en pisos de citas de la provincia de Albacete.

Las mujeres explotadas en condiciones infrahumanas, no solamente debían estar disponibles y localizables las 24 horas del día para el ejercicio de la prostitución sino que además eran obligadas a consumir y ofrecer cocaína con la que también traficaban sus captores. Gracias a esta operación han sido intervenidos 250.000 euros en los cinco registros realizados, lo que supone una de las mayores aprehensiones de efectivo en España en investigaciones relacionadas con la explotación sexual en casas de citas.