www.elcaso.net

Nacional

La joven, que reside en Madrid, denunció que estaba recibiendo vídeos por parte del progenitor en los que aparecía torturando al hijo de ambos –de doce años de edad- en un bosque de Rumanía. El arrestado exigía a su expareja que regresase a su país de origen de inmediato y el pago de 1.000 euros a cambio de detener las agresiones.
  • 1