www.elcaso.net

Covid19

Este terrible caso ha conmocionado a la comunidad internacional. La protagonista, Verónica García Fuentes, es una mujer de 36 años de edad que dio positivo en la prueba de PCR, pero no se lo dijo ni a su marido ni a sus tres hijos.

El jefe de servicio de urgencias del hospital Montichiari habría provocado la muerte de dos pacientes, de 61 y 80 años de edad, aunque ya se están investigando otras tres muertes.

El Juzgado de Primera Instancia número 17 de Sevilla ha dictado un auto en el que autoriza al servicio médico-sanitario de una residencia de mayores de la capital hispalense a suministrar la vacuna contra el Covid-19 a una usuaria de 86 años de edad “que no se encuentra capacitada para adoptar de una forma válida y consciente cualquier tipo de decisión que afecta a su salud”, todo ello tras la negativa de su hijo a otorgar su consentimiento para la citada vacunación.

Da igual de dónde venga la imagen, si es en Rusia o en España. Los sanitarios se están enfrentando como auténticos héroes a una situación que les ha venido impuesta, sin conocimiento previo y en no pocas ocasiones sin los medios necesarios para combatirlo.

Al parecer, el pasajero viajaba con su familia, con evidentes signos de coronavirus como escalofríos y sudoración excesiva, aunque negó tener síntomas antes de embarcar.

Las redes sociales y los medios locales ya lo han bautizado como 'el beso de la muerte'. Montenegro, uno de los países más afectados por la pandemia, ha vivido una grotesca situación: miles de personas se han despedido de su arzobispo muerto por coronavirus dándole un beso.

Mientras España se convierte en el cuarto país del mundo con más contagios por Covid-19 y las autoridades se plantean hasta establecer toques de queda y más restricciones frente a la escalada de casos, surgen noticias que remueven conciencias, sobre todo en el sector hostelero, uno de los más afectados por la crisis y que está cumpliendo a rajatabla todas las medidas, pese a que otros, como en este caso, se aprovechan de su difícil situación para hacer negocio.

Los casos se disparan en España a la par que llega uno de los momentos más temidos de los últimos meses: la vuelta al cole. Pese a que se esperaba una segunda ola de contagios para septiembre, derivada del regreso de los más pequeños a las aulas, esta no ha hecho más que adelantarse, a la par de un movimiento que ya ha causado estragos en otros países europeos -el negacionista-, y que ha hecho que las sociedades científicas españolas hagan un llamamiento a la "responsabilidad colectiva".

La pandemia sigue causando verdaderos estragos en nuestro país, y si no, que se lo cuenten al protagonista de la noticia. Su historia se ha vuelto viral en redes gracias a un tuit que ha compartido un médico de urgencias.

En plena escalada de contagios en todo el mundo y el correspondiente aumento de las restricciones tras la época navideña, la presión asistencial crece sobremanera y nos deja imágenes como esta, que han removido conciencias tras los excesos de estos días.

Conmoción en México tras conocerse que un joven de 29 años de edad se suicidó el pasado 31 de diciembre en el baño del hospital en el que estaba ingresado tras conocer que había sido contagiado de Covid-19. Sin embargo, se trataba de un 'falso positivo'.

El desalojo se produjo a las 2:30 de la madrugada del pasado domingo, cuando los agentes pudieron comprobar que los presentes estaban incumpliendo el horario y las medidas sanitarias establecidas por el Covid-19.

En su primera aparición en una televisión europea, la especialista en virología e inmunología, explicará cómo y porqué, en su opinión, el virus fue liberado de forma consciente: “Voy a difundir el mensaje tanto como sea posible y a mostrar los hechos para que la gente los verifique antes de que me maten”.

¡Feliz Día de la Hispanidad 2020! El último para muchos españoles y españolas...

En los últimos días hemos acudido atónitos a una absurda y vergonzosa actuación de los poderes políticos en España. El rédito político ha primado por encima de la economía y, de lo más importante: la salud. Pero sin entrar en batallas ideológicas, vamos a quedarnos con esa frase maldita que se escupen unos a otros diciendo que Madrid o el Gobierno central "abandonan al 1% de la población" haciendo referencia a una tasa de mortalidad en aumento (que en todo caso sería al 3,82% a día 12 de octubre), y que se ha repetido como un mantra en redes sociales para defenderse los unos de los otros. ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Por qué los expertos han pedido por activa y por pasiva que no aceptemos el hecho de que 'todos vamos a pasar' el virus? Te lo explicamos...

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, liderado por la 'popular' Isabel Díaz Ayuso, publicó un protocolo el 18 de marzo, pocos días después de decretarse el estado de alarma en todo el país, en el que se prohibía trasladar a mayores de sus residencias a los hospitales, cada vez más desbordados. Un total de 7.291 residentes fallecieron sin recibir atención hospitalaria entre marzo y abril y hasta en 70 centros las muertes superaron el 80% de los residentes.