www.elcaso.net

Alaska

Las autoridades de Estados Unidos han detenido a una mujer de 23 años tras acusarla de asfixiar hasta en dos ocasiones a sus bebés, de 4 y 13 meses de edad. Hay que destacar que, en cada crimen, la madre avisó a emergencias de que "no respiraban".

David Grunwald contaba con sólo 16 años de edad. Su desaparición puso en jaque al pequeño pueblo de Palmer, en Alaska, donde finalmente fue localizado sin vida, golpeado y tiroteado.
  • 1