www.elcaso.net

Abuso sexual infantil

El penado captaba a las víctimas en parques tras ganarse su confianza ofreciéndoles comida, alcohol, dinero o marihuana. La sentencia le impone también medidas de alejamiento, libertad vigilada y el pago de indemnizaciones.

La Guardia Civil, en el marco de la operación "ENGATUSA", desarrollada en la provincia de Cádiz, ha procedido a la detención de una persona como presunto autor de los delitos de exhibicionismo y abusos sexuales a menores, siendo su víctima un chico de 11 años de edad, con el que contactó a través de una determinada red social, utilizando su posición en el equipo técnico de un equipo de fútbol, para ganarse la confianza del menor y mantener e intercambiar conversaciones e imágenes.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a un hombre a dos años de prisión por abusar sexualmente de su hija menor, una niña de 6 años, a la que ponía películas de contenido pornográfico, se masturbaba en su presencia y sometía a tocamientos.

La niña pernoctaba de domingo a jueves en el domicilio que su cuidadora compartía con su esposo, el condenado, de 63 años, en una localidad de la merindad de Sangüesa.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a doce personas en las provincias de Alicante, Almería, Barcelona, Madrid, Pontevedra y Valladolid por poseer y distribuir, presuntamente, material de abuso sexual infantil a través de internet.

Los abusos comenzaron en agosto de 2002 cuando la víctima, que por aquel entonces tenía seis años de edad, fue entregada al arrestado y a su mujer en régimen de acogimiento. Los hechos, cometidos en Florida, tuvieron tanta repercusión que era uno de los casos prioritarios del Servicio Diplomático de Seguridad del Departamento de Estado de los Estados Unidos en Madrid.

La juez envía finalmente a prisión a un investigado por abusar sexualmente de su hijastra de 13 años en la comarca de Pamplona. El imputado reconoció que mantenía “de forma habitual” relaciones con la niña desde que ésta tenía 12 años, pero alegó que fueron consentidas.

La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha confirmado la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Murcia el pasado noviembre que condenaba a un hombre por un delito continuado de agresión sexual a su hija menor de edad a la pena de quince años de prisión y seis años de libertad vigilada.

El caso de Yéremi conmocionó a España. El menor desapareció el 10 de marzo de 2007, hace ya 14 años, y aún no se sabe nada de él. Esta vez, su nombre vuelve a saltar a la palestra no por novedades en el caso, sino por una denuncia que ha sido interpuesta por su propia hermana a su padre este martes.

Los dos abusos sexuales se produjeron en septiembre de 2019 cuando el inculpado y la niña se encontraban solos en el domicilio. El fiscal había solicitado 22 años de prisión, 11 por cada uno de los dos delitos, pero el Tribunal Superior considera, como sostuvo la Audiencia, que se trata de un delito continuado.

Identificadas 36 víctimas de entre cuatro y ocho años de edad

El arrestado, de nacionalidad inglesa y que también ejercía ocasionalmente de cuidador de niños a domicilio, falsificó el preceptivo documento que acredita la carencia de antecedentes de delitos sexuales, requisito imprescindible para trabajar con menores. Aprovechó su condición de docente para tener acceso a las víctimas y ganarse la confianza de los padres, pudiendo generar, de esta manera, una enorme cantidad de material que difundía en foros ocultos de temática pedófila alojados en los repositorios de la red TOR.

El arrestado, que cuenta con antecedentes penales por pederastia en su país de origen que datan de 1988, ha ingresado en prisión. Se ganaba la confianza de los niños y les ofrecía pequeñas gratificaciones económicas. Han sido incautados un teléfono móvil y un ordenador portátil con material pornográfico y pedófilo.

La sentencia, que puede ser apelada ante el TSJA, contempla una indemnización de 15.000 euros, medidas de alejamiento y prohibición de comunicación, libertad vigilada cuando cumpla la condena e inhabilitación durante 6 años para cualquier actividad docente o con menores.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Cambados ha decretado la apertura de juicio oral y ha dado por formulada la acusación por delitos de abusos sexuales contra un sacerdote que ejercía como profesor de religión en el Colegio Salesianos de Vigo, así como contra el centro, como responsable civil subsidiario.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a 11 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con acceso carnal y con prevalimiento a un hombre que sometió a su hija a tocamientos y otras prácticas de carácter sexual durante tres años.