www.elcaso.net

El Caso 1

Bienvenidos a 'El Caso, semanario de sucesos'

Bienvenidos a 'El Caso, semanario de sucesos'

Primer editorial del semanario de sucesos 'El Caso', con fecha del 11 de mayo de 1952, a cargo de su director Eugenio Suárez.
Bienvenidos a 'El Caso, semanario de sucesos'
Ampliar

“Ante ti lector una nueva revista. Una revista más que busca llegar a complacer, a rellenar esa afición tan extendida en todas las clases sociales y que se llama curiosidad por la vida de los otros.

Ahora bien; nada de morbosas curiosidades, sino el humano interés por lo que ha sucedido fuera de nuestro portal, quizá en la casa de al lado, quizá en el otro hemisferio. Los que hacemos esta nueva revista hemos de andar con mucho cuidado: el material del que nos surtimos es algo palpitante, vivo. Una vez, los parientes de la inocente víctima; otra vez será el victimario, cuando aguarde esas horas dramáticas que le queden como últimas.

Habrá, claro está, la nota chusca, el suceso pintoresco, el caso gracioso, el timo original, cuando, secretamente, aplaudamos el ingenio del timador y reconozcamos que el estafado se lo tenía merecido.

Las Comisarías, las Brigadas, los Juzgados, el Equipo, el Depósito, los bomberos nos conocen ya, y siempre que ocurra algo de alguna importancia, crimen, robo, estafa, incendio, etcétera, allí estará un representante de EL CASO. Y no sólo en los momentos trágicos, sino en aquellos otros en los que informemos de algo grato, algún servicio de la Policía que redunde en general beneficio, el rescate de algún prisionero, el salvamento de gentes en peligro, etc.

No se esperen, pues, truculencias sanguinarias en estas páginas. Sería de mal gusto y, además, duraríamos poco en el favor del público. EL CASO es, simplemente, informativo.

Un gran policía nos animaba a visitar su Comisaría: <<Vengan, vengan un sábado. Merecerá la pena. Si son aficionados al teatro podrán presenciar discretamente cómo desafían por detrás de la barandilla todos los géneros reconocidos hasta ahora: verán el sainete, representado por esa esposa iracunda, disconforme con la falta de sobriedad de su marido; la comedia de costumbres –malas costumbres- que recita la <> cogida con las manos en la masa; el vodevil, la revista incluso. Y el drama en la cara del padre ofendido; la tragedia en el gesto desolado del homicida, que comienza a darse cuenta de que tiene que pagar por lo que acaba de hacer>>.

Y fuimos, no a divertirnos, sino a contemplar desde un resquicio al público que va a una Comisaría en sábado. Lo grotesco, lo patético, lo gracioso y castizo, junto a lo torvo, lo pervertido. Allí no hemos podido contener la risa ante la contestación de una <> al inspector de guardia, y allí hemos sentido cómo se apretaba algo en nuestra garganta al intuir todo el profundo dramatismo que encerraba el gesto de una muchacha, joven aún, que acababa de dar muerte a un hombre. Y sus motivos tenía…

EL CASO te informará, lector de esa humanidad tremendamente vital. No esperes la fotografía truculenta en la que una equis señala el lugar donde fue hallado el brazo izquierdo del anciano descuartizado. No; unas veces te aleccionará sobre los últimos timos, para que el desaprensivo no sorprenda tu buena fe. Otras, relatará el heroísmo del policía que se jugó la existencia para defender la vida o la propiedad de alguien en peligro; las aventuras de la gente audaz... Reflejaremos autorizadas opiniones de expertos y, en suma, procuraremos que esta revista sea amena, aleccionadora y honradamente informativa”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Caso

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.