www.elcaso.net
Préstamos rápidos, ahora también para personas en el ASNEF

Préstamos rápidos, ahora también para personas en el ASNEF

No te preocupes si tu nombre figura en algún listado de morosidad, también puedes pedir estos préstamos.

Seguramente estés mirando el calendario, pensando en los días que están por llegar y sufriendo un escalofrío que te recorre desde los pies a la cabeza. Estás haciendo todo lo posible por ahorrar de cara a la más que famosa cuesta de enero, pero se avecinan multitud de reuniones, de comidas, de quedadas y, sobre todo, de regalos por hacer. Todo esto suena genial, pero cuando piensas en el dinero que está a punto de esfumarse se te quitan las ganas de todo.

En infinidad de hogares la situación a nivel económico es, cuanto menos, complicada. Poder lanzarse a estas fechas con total tranquilidad es algo que muchos no pueden permitirse, ajustando aquí y allá para sobrevivir como buenamente se puede sin sufrir más de la cuenta. El problema es que, a todo esto, a veces es inevitable sumarle algún que otro gasto inesperado que surja: una avería del coche, una tubería que falla, un incidente doméstico... Esa sombra siempre está ahí, al acecho, y a veces puede ser fatal para nuestra economía.

Debido a eso, muchos acaban acudiendo a alguna ayuda externa con la que solucionar estos inconvenientes monetarios. Los hay que piden un pequeño empujón a amigos o familiares o los que prefieren optar por los bancos para conseguir esa ayuda en forma de dinero. Solicitar préstamos es algo que siempre ha existido, tanto para hacer una fuerte inversión como para salir del paso ante gastos superiores a los ingresos y ahorros de los que disponemos, pero los préstamos rápidos son algo que lleva menos tiempo entre nosotros y ha probado ser incluso más eficaz que los medios más tradicionales.

Estos productos económicos son algo relativamente joven, pero gozan del tiempo suficiente para demostrar que hay otra forma de hacer las cosas, mucho más fácil, simple y, como su nombre indica, rápida. La mayoría de estos créditos pueden solicitarse a entidades financieras que disponen de plataformas online. Así, el usuario solo ha de entrar en la web de turno, realizar una serie de sencillos pasos y esperar tanto una respuesta como la recepción del dinero indicado.

Lo mejor de todo es que esta espera es mínima. Se llaman rápidos por algo, y el motivo no es otro más que un plazo de respuesta que se reduce a segundos y un ingreso de dinero que es capaz de ser efectuado en cuestión de minutos. En lugar de tener que concertar citas, esperar colas, sumergirse en una profunda y tediosa burocracia repleta de reuniones y papeleos; aquí solo tienes que coger tu teléfono móvil, abrir un navegador y hacer un par de pasos.

Con estas bondades, parecen la solución perfecta para problemas de dinero urgentes, y la verdad es que lo son. Pero este no es el único motivo por el que despuntan y por el que se están convirtiendo en el producto más pedido por los clientes, se están ganando la reputación que tienen por cómo facilitan las cosas, sobre todo a aquellos que lo tienen más difícil por culpa de ASNEF.

Créditos rápidos, ¿también con ASNEF?

Efectivamente, los préstamos rápidos con ASNEF son una realidad cada vez más presente. El proceso de solicitud es prácticamente idéntico al de los normales, aunque establece un paso adicional para certificar la solvencia del solicitante. A diferencia de muchos bancos, que descartan directamente el crédito cuando se topan con alguien que figura en un índice de morosidad, las entidades sí acogen a este tipo de clientes.

Se pierde un poco de facilidad en el trámite, pero la diferencia es casi nula. En caso de figurar en las listas de ASNEF, el usuario solo ha de aportar algún documento que certifique su capacidad para realizar el pago. Una nómina, un justificante de ingresos constantes, cualquier vía que lo indique es más que suficiente.

Por lo demás, el resto del procedimiento es exactamente idéntico al de los créditos rápidos, solo que ahora también permiten el acceso a personas que han tenido algún tipo de desavenencia con una compañía. Desgraciadamente, esta situación es mucho más común de lo que se cree, y es que a veces un mero desacuerdo con una compañía de teléfono por un servicio cobrado pero no contratado es motivo más que suficiente para sufrir la etiqueta de moroso.

La posibilidad de contar con créditos rápidos con ASNEF ha sido la guinda del pastel de estos productos económicos. No solo son sencillos y rápidos, ahora también son flexibles y conscientes de la situación de muchos hogares. Son la solución perfecta para salir del paso ya no solo en los posibles apuros navideños, sino ante cualquier otro que se presente a nivel económico durante todo el año.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Caso

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.