Edición 14
30 de noviembre de 2021, 3:51:47
MUNDO INSÓLITO


Al descubierto: EE.UU. y el uso de drones como arma mortal

Por Ana Velasco Peláez

El portal de contenido militar, Connecting Vets, ha filtrado unas imágenes de 2019 en las que se ven drones estadounidenses que disparan sobre la población civil en Afganistán. Estos ataques provocaron la muerte de varias personas y, al menos, un niño.


El pasado martes Connecting Vets difundía unas polémicas imágenes de pilotos de drones estadounidenses. El vídeo filtrado corresponde a unos ataques realizados en 2019 contra población civil en Afganistán.

Este portal entrevistó a varios operadores de drones, abogados y controladores de ataque militar, así como a la Fuerza Aérea de EE.UU. Uno de los operadores ha confirmado: “Los ataques de drones eran punitivos. El objetivo era matar por matar”.

A pesar de que el Pentágono anunciara una cifra, la realidad es que murieron más civiles.

“Están todos muertos”

Un piloto de Boeing Insitu ScanEagle admitió haber matado “por error” a dos ciudadanos afganos y a un menor, en la provincia de Hilmand, al suroeste de Afganistán. También se ha escuchado una grabación: “Hemos matado a dos hombres inocentes y un cargador” (jerga que se utiliza para referirse a los niños).

El operador justificó que su objetivo era un afgano en una motocicleta que estaba usando una radio de dos vías, algo común en Hilmand y que, a ojos de los militares estadounidenses, era algo sospechoso. “Están todos muertos”, concluía con su mensaje.

Connecting Vets ha señalado que el Departamento de Defensa de EE.UU. solo registró una víctima civil en la fecha del ataque y que era “probablemente el niño pequeño”, mientras que dejó fuera a los dos adultos que “simplemente estaban allí”.

Uso indiscriminado de drones

Otro operador de drones describió la muerte de un civil por un misil aire-tierra: el afgano estaba hablando por una radio bajo un árbol y, cuando se dirigía a su casa, fue abatido por un AGM-114 Hellfire. Según el Mando Central de las Fuerzas Aéreas de EE.UU., que elabora estadísticas todos los años, muestran un notable aumento de ataques aéreos en Afganistán entre 2018 y 2019.

El número de ataques se sextuplicó, de 1.000 ataques en 2015 a 7.423 en 2019. Según un informe del 2017, el uso de drones se ha ampliado “enormemente” y normalizado por el expresidente Barack Obama, con la excusa de la lucha contra el terrorismo.

Casi 3.800 muertas por drones

Para hacerse una idea, 542 ataques mataron a 3.797 personas en varios países. El mandato de Donald Trump intensificó estos movimientos, como parte de una estrategia del Consejo de Seguridad Nacional para conseguir que los talibanes acordaran una plan de salida para las fuerzas de EE.UU.

Además, Trump puso fin en 2019 a la normativa de informar de todas las muertes provocadas por este tipo de ataques. Jonathan Schroden, analista de Afganistán y de la lucha contra el terrorismo, declaró a Connecting Vets: “Quedó cada vez más claro que las fuerzas de seguridad afganas no iban a ser lo suficientemente capaces de operar de forma independiente en una campaña de tipo contrainsurgente en cualquier momento”. Sin duda, dejar a los talibanes fuera de las negociaciones directas, condujo a EE.UU. a tener que generar influencia en las conversaciones y, para ello, tuvo que aumentar la presión militar sobre los rebeldes.

El Caso.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elcaso.net