Edición 14
3 de diciembre de 2021, 8:31:56
NACIONAL


Caso Alcàsser: La denuncia de una mujer podría arrojar más pistas

Por Ana Velasco Peláez

Se cumplen casi 30 años de la desaparición de las niñas de Alcàsser, de 13 y 14 años. Nunca más se ha sabido de ellas, si están vivas o muertas. Durante años, los medios de comunicación han abordado el caso y, justo una denuncia en televisión este año, ha revivido el tema.


Manuela Torres y Virginia Guerrero son los nombres de las dos niñas de 13 y 14 años, que desaparecieron en 1992. Se las conocía como las “niñas de Aguilar” y desaparecieron una noche en Cantabria, cuando volvían a su casa de fiesta. Sus dos desapariciones tienen en común que se produjeron de noche, cuando las niñas hacían autostop para volver a su casa en Palencia.

Han pasado a ser conocidas como las “niñas de Alcàsser”, puesto que la trama se conoce como el “caso Alcàsser de Palencia”. La investigación ha tratado de dar con el paradero de las niñas o los posibles secuestradores, pero las menores, que ya serían adultas, nunca aparecieron. Muchas han sido las teorías acerca de lo que pudo pasar aquella noche del 13 de noviembre.

La prensa también ha tratado de desentrañar este misterio, por lo que el “caso Alcàsser” ha tenido bastante mediatización. Sin embargo, fue eclipsado por el de un triple asesinato ocurrido en Alcàsser (Valencia), donde murieron Miriam, Toñi y Desirée y ocurrió tan solo un mes después. De las “niñas de Alcàsser” solo se ha sabido que subieron a un Seat 127 de color blanco, forzosa o voluntariamente.

El caso vuelve a la vida mediática

El “caso Alcàsser” se retomó el fin de semana pasado, en el programa de Telecinco, “Viva la vida”, presentado por Toñi Moreno. Se aseguró que, gracias a uno de sus programas emitido en febrero, una espectadora había anunciado una prueba que podría ser crucial para el caso. No obstante, la Guardia Civil ha negado ante el Diario Palentino, que el caso se haya reabierto.

Las distintas pruebas que se han mostrado, no han conseguido dar con el paradero de las niñas o despejar más incógnitas. Hace tiempo se encontraron dos cráneos en un coche, pero correspondían a cadáveres de la Guerra Civil. También se encontró una mandíbula en el embalse del Ebro, pero el ADN no correspondía con el de las muchachas.

Un agente de la Guardia Civil y varios vecinos afirmaron haber visto a las niñas en algunas ocasiones, pero nunca se confirmó que eran ellas. El caso sigue archivado de forma provisional, a la espera de otra denuncia o afirmación, mientras que el pueblo de Alcàsser trata de superar su pasado, a la sombra de la estigmatización.

El Caso.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elcaso.net