Edición 14
26 de octubre de 2021, 19:38:49
MUNDO INSÓLITO


Pegasus: el "arma" secreta israelí al descubierto

Por Ana Velasco Peláez

Israel presume de ser un país líder en innovación tecnológica, pero esto no le ha evitado caer en la acusación de espionaje a miles de periodistas y activistas de todo el mundo a través de la compañía NSO, cuyo software, Pegasus, roba información de sus teléfonos móviles.


La empresa NSO, creadora del software digital Pegasus, muestra la otra cara de la diplomacia digital israelí. Fundada en 2010 de la mano de Shalev Hulio y Omri Lavie, su sede se encuentra en Herzliya, al norte de Tel Aviv. Ya desde hace tiempo, esta empresa suele recibir críticas por su programa Pegasus, el cual accede a los datos de un smartphone y toma el control de la cámara y del micrófono, aprovechando las vulnerabilidades que estos dispositivos presentan. En su país de origen, este programa está considerado como un “arma” y, para ser vendido a los servicios secretos de otros países, debe obtener la aprobación del Ministerio de Defensa israelí.

Así funciona Pegasus

Una vez se introduce en el smartphone, exporta los datos del usuario, así como correos electrónicos, mensajes, fotos, etc., hacia páginas de Internet creadas por NSO, que se refrescan constantemente para evitar ser captadas.

Así, se deja al descubierto toda la información personal de los usuarios, sin que estos se den cuenta y resulta muy difícil encontrar cualquier prueba de este espionaje, especialmente en los teléfonos Android. NSO tiene contratados a más de 1.000 empleados, piratas informáticos de élite, pero no deja ser considerado “mercado negro”, porque comercializan con las vulnerabilidades de los teléfonos móviles para el propio beneficio de la empresa. Estas fallas se suelen conocer como “zero days”, que nadie antes había detectado y son muy difíciles de solucionar. Los más valiosos se podrían comercializar por hasta 2 millones de dólares en iOS y 2,5 millones en Android.

Al descubierto

El pasado domingo se reveló un informe de Amnistía Internacional y la ONG francesa Forbidden Stories, en colaboración con 17 medios internacionales de 11 países, el cual ha revelado que Pegasus se ha usado, supuestamente, para espiar a miles de activistas, opositores y periodistas del mundo entero.

Este informe, basado en los móviles de Apple, ha anunciado que se piratearon y espiaron, a través de Pegasus, los números de teléfono de, al menos, 600 políticos, casi 200 periodistas, 85 activistas y defensores de los DD.HH., y 65 empresarios. De los números intervenidos, 15.000 son de México, pertenecientes a las altas esferas, como López Obrador y su familia. Sin embargo, el lunes NSO rechazó las “acusaciones fraudulentas” y aseguró que solo actúa “para salvar vidas e impedir crímenes y actos terroristas”. Ante esta acusación, el Gobierno israelí ha anunciado que tomará medidas si se demuestran las ilegalidades cometidas por NSO, pero aún no ha iniciado ninguna investigación.

A pesar de las polémicas que arrastra NSO y el compromiso que ha anunciado Israel de respetar los DD.HH., la empresa sigue usando su software para fines de espionaje. Ahora la pregunta es: ¿Se puede evitar este espionaje? Sí y no. Una forma sencilla de reducir las posibilidades es actualizando el teléfono o apagarlo una vez al día. También se pueden comprar programas para mejorar la seguridad del móvil, pero según especialistas, ninguna acción garantiza que no puedan espiarnos. Por ello, si disponemos de información sensible o confidencial, es mejor que no usemos smartphones, algo que, parece impensable hoy en día.

El Caso.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elcaso.net